Thursday, May 08, 2008

Music Of The Spheres




















Intréprete:
Mike Oldfield
Título: Music Of The Spheres
Género:
Clásica
Año:
2008

Historia de la música de las esferas

Pitágoras consideraba que la esencia última de la realidad se expresaba a través de números. Los números eran el medio para percibir lo que de otra forma podría permanecer inalcanzable tanto para el intelecto como para los sentidos… las distancias entre los planetas (las esferas) tenían las mismas proporciones que existían entre los sonidos de la escala musical que eran considerados entonces como "armónicos" o consonantes. Cada esfera producía el sonido que un proyectil hace al cortar el aire. Las esferas más cercanas daban tonos graves, mientras que las más alejadas daban tonos agudos. Todos estos sonidos se combinaban en una hermosa armonía: la música de las esferas.
Kepler se apoyó en los mitos de Platón y en el sistema de Copérnico que planteaba que el Sol era el centro en torno al cual giraban los planetas. Kepler postulaba que el modelo del universo estaba basado en la geometría: entre las órbitas de los seis planetas conocidos (Saturno, Júpiter, Marte, Tierra, Venus y Mercurio) estaban inscritos los cinco sólidos perfectos mencionados por Platón (cubo, tetraedro, dodecaedro, icosaedro y octaedro)
Kepler estudió cuidadosamente las órbitas de los planetas para establecer una relación entre el movimiento de estos cuerpos celestes con la teoría musical a la que se refirió como de Tolomeo, pero que había sido planteada por Gioseffo Zarlino. Finalmente, en su libro Harmonices Mundi, postuló que las velocidades angulares de cada planeta producían sonidos consonantes. Asumida esta creencia, escribió seis melodías: cada una correspondía a un planeta diferente. Al combinarse, estas melodías podían producir cuatro acordes distintos, siendo uno de ellos el acorde producido en el momento de la creación y otro el que marcaría el momento del fin del universo.



Melodías de los planetas


Actualmente.

Un satélite de la Nasa ha confirmado la ancestral tradición de la música de las esferas, según la cual los cuerpos celestes emiten sonidos armónicos. Aunque la música de las esferas ha derivado primero en la noción de armonía universal y después en simetría, ahora se ha descubierto que la atmósfera del Sol emite realmente sonidos ultrasónicos y que interpreta una partitura formada por ondas que son aproximadamente 300 veces más graves que los tonos que pueda captar el oído humano. Por Eduardo Martínez.


Part 1

1. Harbinger [04:04]


La intro aporta poca novedad, sencillamente la intro archiconocida de su obra más popular con un nuevo y refinado lavado de cara. La orquestación le da un aire solemne y grandioso frente al sonido de la guitarra clásica humilde y escas, pero eso sí, muy acertado y con muy buen gusto, la percusión aunque escasa, me parece totalmente efectiva. La melodía final, minuto 3:28 quizá se hace demasiado corta es una melodía bellísima digna de una buena banda sonora, esta hace de interludio con lo que será el siguiente corte…




2. Animus [03:09]


...las primeras notas que suenan ya son familiares (Out Of Mind del disco Guitars)…sutileza a la guitarra acompañada de unos coros creando una atmósfera que desata la magia con el piano de Lang Lang (colaborador a distancia en este trabajo de Oldfield) utilizando una serie de escalas que serán uno de los motivos principales de la obra, posteriormente Oldfield se reengancha a la lluvia de notas creada por Lang Lang añadiéndole aún mayor intensidad y emotividad…es uno de esos momentos que no escuchábamos desde su ya lejano y magnífico Mont St. Michel de Voyager.

3. Silhouette [03:19]

Un tema de transición precioso, con una melodía a la guitarrra increíblemente emotiva, acompañada de un piano exquisito interpretado por Lang Lang, conforme va transcurriendo el tema se hace más intenso el punteo de Oldfield hasta que llega el cambio orquestal que da paso a la introducción del “goteo de notas” esta vez realizado por el arpa.



4. Shabda [03:56]

Majestuosa, impresionante, épica. La demo que Oldfield entregó a Karl Jenkins antes de realizar esta obra era una mezcla de Harbinger y Shabda…tema puramente Oldfield se distingue perfectamente ese punteo característico…sonando a él 100%. El acompañamiento digno de una superproducción y los coros con puro sabor africano (al igual que en Amarok…o similares a los de Pacha Mama en The Millenium Bell ) provocando en mí el típico erizamiento de piel debido a la emoción que provocan esos sonidos Oldfianos en mí, ya sea en notas de guitarra, coros o lo que sea…se sabe que él ha metido mano…y eso es inconfundible…es lo que lo diferencia de muchos…para mí un disco merece la pena, cuando nos regalan estos instantes mágicos y será mejor cuanto más se repitan esos momentos únicos e intensos.






Terra autem erat inanes
Super faciem abyssi
Lux aeterna dona nobis
Terra autem erat in caeli


Entre los pasajes más hermosos de la obra encontramos Shabda, un tema en el que Oldfield interpreta el sonido de la creación. Esas ondas de compresión y de expansión de gases de los primeros momentos del Big Bang. En los primeros momentos de la expansión del universo se producían ondas de sonido que resonaban en él. Algo parecido a lo que ocurre con las famosas campanas tubulares de Mike, al golpearlas, una onda de sonido hace vibrar toda la campana tubular. La onda del sonido primigenio que originó el Big Bang, conocida como Shabda, aun hoy hace vibrar el Universo.

¿Queréis escuchar a Shabda?, solo tenéis que poner vuestra radio o mejor aún vuestro televisor de señal analógica, en un canal en el que no se sintonice ninguna señal de televisión y apreciaremos en la pantalla miles de puntos y un chisporroteo amplificado, parte de lo que vemos y escuchamos es la radiación de microondas que nos llega a la tierra procedente de Shabda, y de cuando el universo tan solo tenía 300.000 años de edad.
Los grandes maestros de la meditación dicen que Shabda, ese sonido primordial, guía al hombre a sus profundidades, al encuentro con su Ser. Una vez alcanzado ese nivel de profundidad, automáticamente se adquieren los atributos necesarios para alcanzar una vida plena. Aquí os dejo a Shabda para que os ayude en alcanzar vuestra vida plena.



Extraído de www.espacioblog.com


5. The Tempest [05.48]

Comienzo semi-tubular orquestado y secundado por la guitarra de Oldfield con climax al final…no me aporta nada destacable

6. Harbinger (reprise) [01.30]

Pues lo evidente...más de lo mismo…pienso que innecesario (aunque no queda mal).

7. On My Heart [02.27] feat: Hayley Westenra

Tema protagonizado por la joven Hayley Westenra (21 añitos) y de voz impresionante, toda una promesa…voz preciosa, tema ligero y corto en el que la instrumentación tiene poco que decir frente a esa voz…felicitar a Oldfield por incluir una voz así…un regalo al oído.



On my heart
The nights are drawing in
Above, the stars are spiralling
And Heaven, Earth are roaming in a spin

Memories of light and laughter
Hope and peace from far here after
Oh inheaven, wings of angels from a dream

On my heart
The nights are drawing in
Above, the stars are spiralling
And Heaven, Earth are roaming in a spin


Y así finaliza la primera parte de esta obra.

Part 2

8. Aurora [03.42]


Un comienzo enérgico y muy peliculero...acompañado de unos coros que desprenden alegría y optimismo…y un punteo a la guitarra secundando esos coros para poco después fundirse con la orquesta…y así finalizar en una melodía muy dulce interpretada con el arpa que nos va introduciendo en el siguiente tema… Realmente este tema con las escuchas se ha ido haciendo caminito y se ha convertido en uno de mis favoritos.



9. Prophecy [02.54]

...comienzo con aire nostálgico (me quiere recordar a algún fragmento de Howard Shore en El Señor de los Anillos)…pero vamos que la “chicha” nos la encontramos pasado el ecuador del tema frente al increíble “goteo” de notas de la mano de Lang Lang

10. On My Heart (reprise) [01.16]

Retomamos el tema vocal principal unos instantes para dar paso a...

11. Harmonia Mudi [03.46]

Escuchamos unas variaciones orquestales de la melodía de Shabda y unas notas de lo más delicadas de la mano de Oldfield, volvemos a escuchar esos coros que antes nos habían emocionado…pero esta vez en un tono más melancólico y seguido de otro punteo de Oldfield en el cual retoma la bella melodía de Silhouette.

12. The Other Side [01.28]

Este tema de transición con toque arábigo nos va introduciendo al siguiente tema…

13. Empyrean [01.37]

Otro tema que te envuelve y te atrapa…me recuerda a los mejores momentos de Mont St. Michel de Voyager. Un tema peliculero 100%. Acompañado de fanfarrias percusión y ese arpa que le aporta un toque de elegancia y sutileza a la par que el resto de instrumentos se encargan de envolver el tema en un ambiente de majestuosidad y epicidad…digna de una superproducción de castillos, caballeros y batallitas.



14. Musica Universalis [06.24]

Que decir…que suena muy bien y esta muy bien arreglada…que chapeau por las melodías que lo adornan…pero un cero en originalidad.

Impresiones:

La temática daba para mucho más…para hacer algo más sorprendente…jugar realmente con las notas producidas por los planetas…sin abusar de lo ya establecido.

Que Oldfield ha currado muy poco físicamente, en mi opinión, ha sido más una composición interpretada y arreglada por Karl Jenkins que un disco completamente de Oldfield, se nota la mano de Oldfield en casi todos los pasajes, pero Jenkins ha metido bastante baza… la ausencia de la guitarra la echo en falta, en una entrevista, Oldfield, comentó que había probado a meter la eléctrica y no funcionó bien y que se limitó a tocar en los momentos realmente necesarios (algo bastante evidente), si nos fijamos, melodías nuevas tenemos…Silhouette, Shabda, On My Herat, Aurora, el piano de Lang Lang y poco más, el resto son arreglos y relleno de lujo…pero relleno…¡ah! y la "reinvención" del Tubular Bells (notesé la ironía).

Es una obra muy bonita y muy pretenciosa pero a la que le sobran cosas…la obra se podía sustentar sobre sí misma, no era necesario escuchar de nuevo una nueva versión de lo mismo. Creo que ha estado cerca de hacer algo más grande de lo que se podía imaginar y me parece que se ha quedado a mitad de camino...


Pero en cuanto a disco quizá sea uno de los mejores compuestos desde el ya lejano y distante The Songs Of Distant Earth [1994].



4 comments:

Artemisa said...

Hola Cristian!!

Ha sido un post muy interesante, me ha llamado la atención la historia de la música de las esferas.

Los fragmentos de música son preciosos, se hacen cortos!! y tus explicaciones son muy buenas.

Enhorabuena por tu trabajo, ha sido un placer visitar este espacio.

Nos leemos!

Besos

PD: Te parece bien que te enlaze a mi blog??

Cristian said...

Muchas gracias Eva!

Los fragmentos son cortos por la sencilla razón de que no quiero líos legales...hasta 30 segundos es gratuito... :D

Respecto a lo del enlace me parece perfecto (yo no te he pedido permiso) :P

The Watcher said...

Buen comentario, y mucho más detallado que el mío al ir tema por tema. Sigo pensando que aunque es un trabajo decente, tiene fecha de caducidad. Dentro de veinte años, nadie recordará MOTs, pero aún se escuchará Ommadawn.

Un saludo, me alegra que retomes el blog. Estaré atento.

Cristian said...

Creo que cada uno a profundizado más en un aspecto, recalco que me sentí muy identificado con lo que dijiste en tu blog y estoy totalmente deacuerdo con lo que comentas.

Espero ser un poco más constante apartir de ahora, la otra estética me deprimía más xD.

Un saludo! y gracias por tu comment